¿Iguales ante la ley?

Cuando uno lee esta pregunta la respuesta debería ser SÍ, un sí claro y rotundo y digo debería ser, porque no lo es. Si en España hacemos esa pregunta saldría un No abrumador, y he de decir que produce cierta preocupación. En un país que se considere plenamente democrático, la igualdad ante la ley es un pilar básico.

Si le preguntas a un ministro, que ostenta el poder ejecutivo, te dirá que sí, no le queda otra. Si le preguntas a un juez, poder judicial, misma contestación. A un congresista, poder legislativo, idem de idem. Pero preguntad a Pepe, a Luis, a Carmen, a María, un pescadero, un taxista, una comercial, una maestra. Millones de personas como éstas  te contestarán que No, que no somos iguales ante la ley.

El artículo 14 de la Constitución española, Igualdad ante la ley dice: “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.”

Entre cualquier condición o circunstancia personal o social no debe incluir ser poderoso, ser influyente, o tener más dinero que el tio gilito, ganado honradamente por supuesto.

La gente ya está cansada, harta de tanta tomadura de pelo, cada vez escucho más por la calle pero se piensan que somos gilipollas, y otras expresiones parecidas…algún día esto explota.

Así estamos. Un primer paso es abogar por listas abiertas ya, y que nos representen aquellos a los quien elegimos realmente.

El otro día leía una entrevista a Alfonso Osorio, vicepresidente del primer gobierno en democracia y decía “esto no es una democracia, es una oligarquía mandada por los gabinetes de los partidos”.Sin comentarios y pensad.

¿Iguales ante la ley?. Mentira cochina, como decíamos de niños.

 

2 comentarios en “¿Iguales ante la ley?

  1. Alguien (no recuerdo quién) dijo:”hagan Uds. Leyes, pero déjenme a mí los Reglamentos”.
    La Ley tiene una letra, que es clarísima, y una interpretación, que es variable y subjetiva.
    ¿Cual es la “palabra” de Dios?. Lo que la Iglesia interpreta, no lo que la letra dice.
    Igualmente ocurre con la “ley”. Bárcenas, al tener dinero, puede, legalmente, estar recurriendo a instancias jurìdicas superiores casi hasta que el delito prescriba.
    Yo, jubilado y con mísera pensión, “legalmente puedo” (como Bárcenas), somos “iguales, ante la ley”, los dos podemos. Él puede, realmente, yo, realmente no puedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


8 + 3 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>